La cara más imprudente

Pese a las restricciones del Gobierno, algunos locales de ocio nocturno se niegan a atajar las normas

Desde que el Gobierno decretó el Estado de Alarma el pasado 14 de marzo, miles de bares, restaurantes y locales de ocio se vieron obligados a cerrar a causa de la crisis del Covid19. El desplome del sector hostelero, que se situaba en un 6,5% del PIB en 2019, ha sufrido una pérdida del 53,63%.

El Consejo Interterritorial de Salud ya ha dado luz verde a la restricción de movilidad nocturna (con la abstención de Madrid y el País Vasco), siguiendo así el ejemplo de otros países europeos como Francia o Italia. El Ministerio de Sanidad ha pactado con las comunidades la limitación hasta las 23:00 horas de la apertura de establecimientos no esenciales en las zonas de mayor incidencia de casos de coronavirus. Esta medida ya está vigente en algunas comunidades como Navarra.

Para atajar la situación, el gobierno regional de Madrid tomó una medida excepcional hace una semana. Concede a discotecas, salas de baile, pubs y bares de copas permisos para que realicen actividades de hostelería y restauración según el horario previsto por cada zona. Asimismo, la Xunta de Galicia anuncia ayudas para el ocio nocturno de cerca de cinco millones de euros, tras las protestas de empresarios del sector. En Valencia, el sector del ocio nocturno pide un rescate por el coronavirus con pérdidas de 1.375 millones de euros.

Sin embargo, durante el mes de octubre se ha visto un creciente número de intervenciones policiales en fiestas y botellones ilegales por todo el país. Es el caso de Alicante, donde la Policía Local ha desplegado un dispositivo de vigilancia con intensa actividad desde el fin de semana del 9 de octubre. El balance ha dejado un total de 30 intervenciones en botellones, 13 sanciones a establecimientos por no cumplir horarios de cierre ni distancias de seguridad, 225 denuncias por desobediencia y una discoteca desalojada donde 17 personas consumían alcohol sin respetar la distancia de seguridad y sin mascarilla.

Así ha ocurrido también en Madrid, donde la Policía Municipal ha cursado 2.748 denuncias por botellones y otras 1.624 por reuniones en grupos de más de seis personas, solo entre los días del 9 al 18 de octubre. Asimismo, la pasada noche del sábado circulaban imágenes de Panthera, un restaurante con espectáculos en el centro de la capital, donde clientes conversaban sin mascarilla, incumplían la distancia social y bailaban enarbolando bengalas, pese a que los empleados del local sí cumplían las medidas de prevención. También en la calle del Marqués de Santa Ana, un local introducía a los clientes de forma clandestina por las salidas de emergencia del edificio contiguo, mientras en la calle de San Bernardo se organizaba una buena juerga en un bloque de apartamentos turísticos.

En Valencia, la Policía Local ha desalojado una fiesta ilegal el pasado martes 6 de octubre en un pub donde 135 personas compartían bebidas y participaban en juegos recreativos sin cumplir las medidas de seguridad frente al Covid19. La Unidad de Convivencia y Seguridad (UCOS) ha denunciado al pub por cuatro infracciones graves de las medidas de seguridad, protección y evacuación. No es la primera vez que la Policía intervenía en este local, por lo que la Concejalía de Protección Ciudadana ha anunciado que solicitarán a la Generalitat el cierre del establecimiento.

Fuente: sevilla.abc.com

En Valladolid, la usuaria de Twitter @palomaureta inquiere al alcalde de la ciudad Óscar Puentes respecto al descontrol y la actitud irresponsable de los más jóvenes, compartiendo imágenes de una aglomerada cola de espera para entrar en el local Tintín. Rápidamente, el alcalde respondió al tweet: «Lo haremos».

Las ansias de pasárselo bien llega hasta límites insospechados. En Santiago de Compostela se ha articulado todo un negocio de «piso fiesta»: casas de particulares donde se organizan fiestas con el cobro de la entrada para poder hacer frente a la multa.

Fuente: lavozdegalicia.es

Las sanciones para este tipo de imprudencias ascienden a cuantiosas cantidades de dinero: desde los 3.000€ por infracciones leves hasta los 600.000€ y/o la orden de inhabilitación del local por infracciones muy graves.

Fuente de la imagen de cabecera: Raúl Doblado para sevilla.abc.es



Categorías:Política

Etiquetas:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: