El asiento de Rosa Parks

Hoy día 4 de febrero, Rosa Parks cumpliría 108 años. Esta activista afroamericana protagonizó un gesto que ha pasado a la historia de la lucha de los derechos civiles estadounidenses, al negarse a ceder su asiento del autobús a un blanco

El 1 de diciembre de 1955 Rosa Parks, residente en Montgomery (Alabama) y de 42 años por aquel entonces, volvía de su trabajo como costurera y, como de costumbre, tomó un autobús para ir hasta su casa. En esta época los asientos de los autobuses se dividían en tres tramos: en los asientos delanteros solo podían sentarse los blancos, los traseros quedaban reservados para los negros y en los del medio podía sentarse un negro siempre que un blanco no lo requiriese.

Diagrama de asientos del autobús en el que viajaba Rosa Parks
Fuente: Wikipedia

Parks se sentó en uno de los asientos del medio, hasta que el autobús se llenó y el conductor le ordenó a ella y a otros tres negros que cediesen sus asientos a un blanco que había subido. Rosa se negó a levantarse y fue arrestada y condenada por ello.

Esto inició una gran movilización social en contra de la empresa de autobuses. Parks pertenecía a una asociación en favor de los derechos civiles de las personas negras. A raíz del incidente del autobús, sus compañeros iniciaron una protesta:

Estamos pidiendo a todos los negros que no suban a los autobuses el lunes, en protesta por el arresto y el juicio. Puedes faltar a clase un día. Si trabajas, coge un taxi o camina. Pero por favor: que ni los niños ni los mayores cojan ningún autobús el lunes. Por favor, permaneced fuera de los autobuses el lunes” podía escucharse en la radio días después.

Esta protesta se alargó más allá de ese lunes, en total durante más de un año la población negra evitó subirse a los autobuses. Esto suponía graves pérdidas para la compañía de transportes, ya que el 75% de la clientela era población negra. El boicot contra la empresa provocó, finalmente, su quiebra.

Rosa Parks detenida Fuente: Unicef

Uno de los protagonistas de estas protestas contra los autobuses era un pastor bautista que hasta entonces había pasado desapercibido, pero que a raíz de este acontecimiento comenzó a cobrar voz. Se trata de Martin Luther King.

No fue la primera

Aunque Rosa Parks haya pasado a la historia por su coraje al negarse a ceder su asiento y defender así sus derechos, no fue la primera en protagonizar un hecho así. Tan solo nueve meses antes otra mujer negra, Claudette Colvin, fue arrestada por esta misma causa. Al igual que hay otros precedentes muchos años atrás.

Claudette Colvin adolescente
Fuente: BBC

Sin embargo, ¿por qué Claudette no pasó a la historia y Rosa sí? La respuesta es simple: la imagen de Claudette Colvin no interesaba para convertirse en símbolo del movimiento de derechos civiles. Cuando ocurrieron los hechos la joven tenía 15 años, era estudiante, sin padre reconocido y al poco tiempo se quedó embarazada. Su reputación no podía asemejarse a la de Rosa, mujer adulta, casada, con un puesto de trabajo y religiosa.

El propio Martin Luther King también era consciente de que Claudette había realizado el mismo acto que Rosa, pero a él tampoco le interesó que su rebeldía fuese utilizada en favor de la causa. Su historia no se conoció hasta el año 2009, cuando el escritor Phillip Hoose publica el libro ” Claudette Colvin: Twice Toward Justice”, en el que declara que “sin el gesto de Claudette probablemente no existiría el de Rosa, y sin Rosa no existiría Martin Luther King“.

En noviembre de 1956 el Tribunal Supremo de EE.UU. declaró inconstitucional la ley de segregación racial en los autobuses.

¿Por qué no se levantó Rosa?

Hay diferentes variantes para responder a esta pregunta. En una de ellas se afirma que Rosa dijo tiempo después que no se había levantado “porque estaba cansada” de ser tratada como una ciudadana de segunda. La otra variante involucra al conductor del autobús, James F. Blake.

No era la primera vez que Parks se encontraba con este conductor. Además de tener que sentarse en sitios preestablecidos, los negros no podían subir al autobús por la puerta delantera. Tenían que entrar por delante para pagar su billete, volver a bajarse y entrar por la puerta trasera. Era frecuente que durante este procedimiento algunos conductores arrancasen el vehículo dejando atrás a pasajeros negros mientras estos se bajaban para subir por detrás. Esto fue lo que le ocurrió a Rosa, quien juró que nunca se subiría a un autobús conducido por Blake.

Cuando en 1955 el conductor del autobús le ordenó que cediese su asiento Rosa se dió cuenta de que este le resultaba familiar, pues era el mismísimo Blake. Es por esto que se dice que se negó a levantarse.



Categorías:Política

Etiquetas:, , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: