Las apps de citas: el nuevo supermercado del amor

Meetic, Badoo, Tinder… Hay muchas apps para elegir. De hecho, de eso se trata, de seleccionar a la persona con la cual quieres tener una cita o relación a través de dichas aplicaciones. Con o sin compromiso, para la monogamia o la poligamia… Hay amplitud de posibilidades y esa misma diversidad es lo que hace que estas apps de citas puedan afectar, incluso, a nuestra salud mental.
Grindr y Tinder, dos de las aplicaciones más solicitadas. Fuente: Arena Pública

A principios del 2012, según la revista GQ, se estaba empezando a normalizar ligar por internet. Esto ha significado un cambio trascendental en las relaciones sentimentales e interpersonales, ya que todo se reduce a un movimiento de dedo que provoca una disociación emocional. Los procesos emocionales se resumen en una simple cuestión: ¿me interesa o no lo que veo? Si es así, le damos match y, si no, pasamos al siguiente. Un juicio fugaz a través de una imagen digital que puede causarnos inseguridades en nuestro físico y vivir angustiados por no ser de agrado para ninguno del mercado.

La inmediatez de estas aplicaciones no es el único factor que pueda atormentar a los posibles consumidores. Según Celia Espada Guerrero, presentadora del podcast Manchas de Café, las relaciones de los jóvenes son generadas mediante vínculos muy volátiles, en términos sentimentales o amistosos. Sin embargo, la autoconciencia de esos vínculos son escasamente reflexionadas lo que da lugar a que sus actos tengan consecuencias o heridas emocionales hacia la otra persona. Este juicio también lo valora Ana Nevado, psicóloga en Sevilla: “La inmediatez lo llevamos a la relación de pareja. El amor es una cosa a fuego lento. Si queremos que la pareja sea fugaz, está más abocado a que la relación sea un fracaso. Incluso, ignoramos a la persona (ghosting) debido a que no nos interesa o nos cansamos y tal como es inmediata la relación, es inmediata su ruptura”.

“Las relaciones de los jóvenes son generadas mediante vínculos muy volátiles, en términos sentimentales o amistosos

Celia Espada

Por otra parte, la responsabilidad afectiva de estas relaciones esporádicas han ido cambiando a lo largo de los años y esto se debe al holismo cultural. “La cultura tiene su propia coherencia interna, aunque se lleguen a contradecir y sus elementos están interrelacionados e interconectados. Si algo cambia, todas las culturas se verían afectadas” explica Celia Espada. De esta manera, el auge del feminismo o el empoderamiento de la mujer han cambiado la forma de relacionarnos, manifestarnos por las redes o de exhibirnos. Al igual que la liberalización sexual de la mujer, refiriéndonos a que no solo existen relaciones amorosas, sino también sexuales o sin compromiso.

Podcast: ¿Responsabilidad afectiva?, de Manchas de Café (Celia Espada). Fuente: Spotify

Pero las relaciones esporádicas son más habituales hoy en día por lo que argumenta Celia Espadas en su ensayo: “Las relaciones esporádicas se han dado
siempre, pero no con tanta frecuencia como hoy en día. Además, las personas que optaban por este tipo de relación anteriormente mantenían vigente el concepto de amor romántico, pero ahora se dan más cuenta de esta falta de responsabilidad afectiva”.

Lo que es destacable y común en todas estas aplicaciones es su uso potencial de las imágenes, que, obviamente, perjudican nuestra autoestima. En un estudio de American Psycological Association, tras haber realizado una encuesta, se había comprobado que el uso activo de redes como Tinder estaba asociado con la insatisfacción o vergüenza corporal, la internalización de las expectativas de belleza, la comparación constante con otros cuerpos y la dependencia de los medios de información para conseguir la atracción de los demás. Ana Nevado recalca la creación de falsas expectativas y la atribución de características que no son las reales: “En la realidad, no sabemos cómo actúa o se relaciona con los demás esa persona porque nos fijamos, para la selección, en una imagen estática”.

Ana Nevado explica el daño a la autoestima provocado por los filtros de las redes sociales como Instagram. Fuente: Instagram

De esta forma, no es para nada extraño que estudios como Tinderization of Feeling afirme que, durante las distintas fases de ligar, los humanos seamos meros seres egoístas, previamente programados para huir de la confrontación y no saber cómo reaccionar, en ocasiones, a la intimidad o al mero compromiso. Sin embargo, por otra parte, Ana Nevado plantea la necesidad de tener una pareja debido a la situación actual de la Covid-19. “Ahora como no podemos salir, tendemos a tirar de este tipo de aplicaciones. Tenemos esa necesidad de estar con alguien aún más, pero es importante plantearse si lo haces para conocer o porque no soportas la soledad y esto, obviamente, puede conllevar a la dependencia emocional en una futura relación sentimental”.

La falta de cuidado en las relaciones interpersonales o la baja autoestima son algunos de los síntomas que pueden ocasionar el uso compulsivo de estas aplicaciones. Se ha visto más solicitada por la llegada de la pandemia debido a la sensación de soledad, pero sus interacciones parecen ser que son cada vez más volátiles y las relaciones amorosas más obsoletas. Además la existencia de estas aplicaciones, tan solo reafirman la incapacidad que el ser humano tiene, a veces, por estar solo.



Categorías:Sociedad

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: