‘Nevenka’, la historia de una ilusión por la política que se convirtió en infierno

La memoria de nuestro país guarda algunos recuerdos que son puntos oscuros en su historia. Uno de ellos nos remonta al año 1999, cuando una joven llamada Nevenka Fernández se incorpora a las filas del Partido Popular de cara a la campaña electoral de las municipales en Ponferrada.

No sabía que su decisión cambiaría el rumbo de su vida y la marcaría para siempre. Veinte años después, relata el sufrimiento que vivió cuando Ismael Álvarez, alcalde tras la victoria en los comicios, comenzó un acoso sobre su persona. Lo hace en una miniserie documental producida por Newtral y estrenada en Netflix: Nevenka. El documental cuenta con el relato del abogado Adolfo Barreda y la visión del psicoanalista José Antonio Bustos; de Juan José Millás, autor del reportaje Hay algo que no es como me dicen (2004), inspirado en el ‘caso Nevenka’; de Charo Velasco, líder socialista en Ponferrada; y de la periodista del Diario de León, Ana Gaitero.

El inicio de una pesadilla

Todo comenzó con una reunión en una cafetería. Nevenka terminaba un máster en Madrid, y supo que la mano derecha del candidato del PP contactó con sus padres interesado en su persona. Lo reflexionó, y viajó a Ponferrada para reunirse con Ismael Álvarez y López Riesco. La propuesta, unirse al partido para la campaña electoral. Nevenka vio con buenos ojos sumergirse en el mundo de la política, un ámbito por el que sentía mucha ilusión en sus años de estudio. El PP venció con mayoría, y Álvarez fue investido como alcalde.

La joven Nevenka fue nombrada concejala de Hacienda, y ahí comenzó un camino muy amargo. Miradas, insinuaciones, gestos de Álvarez hacia la que sería su víctima los siguientes meses. Su poder como alcalde y su influencia en la opinión pública del municipio pesaron demasiado sobre el alma herida de Nevenka.

Nevenka Fernández, junto a Ismael Álvarez en una rueda de prensa. Fuente: Público

El trato de Álvarez se recrudeció al darse cuenta de que la atracción no era recíproca. Los cortes en los Plenos, las llamadas constantes, la persecución casi las 24 horas del día fue constante durante días, semanas y meses. Testigo de ello fueron otros miembros de Pleno, como Charo Velasco, del PSOE, que se percató de que algo le sucedía a Nevenka, y la creyó cuando supo del acoso sexual que sufría.

Superada por la situación, tuvo que ausentarse de algunos Plenos e incluso marcharse a Madrid. Tras meditarlo, decidió denunciar. El Código Penal, tras su modificación de 1999, contemplaba los “delitos contra la libertad e indemnidad sexuales”. Solo quedaba intentarlo.

Nevenka, junto a su abogado en la denuncia pública contra Álvarez. Fuente: El País.
Un juicio mediático

Su entorno le avisó de que sería un camino sumamente complicado. El poder social de Álvarez era muy grande, y las mentiras lanzadas contra ella se sucedían. Pero, el 26 de marzo de 2001, convocó una rueda de prensa para comunicar su dimisión como concejala y la querella criminal interpuesta contra el alcalde de Ponferrada. Arrancó un proceso judicial que tendría lugar en el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, debido al régimen de aforado del acusado.

Los medios pusieron el foco en Ponferrada. Uno de los políticos con más influencia social del país se enfrentaba a una acusación de acoso sexual de una de sus concejalas. Los días del juicio fueron un infierno para Nevenka. La presión social era altísima, mucha gente no la creyó y respaldó al alcalde. Uno de los detalles más remarcables fue la destitución del fiscal del caso por someter a Nevenka a un durísimo interrogatorio, olvidando que el acusado era otro.

Nevenka Fernández y su abogado, durante el proceso judicial. Fuente: iLeon.com
Álvarez, condenado por acoso sexual

En noviembre de 2003, el Tribunal Superior de Justicia se pronunció. Ismael Álvarez fue declarado culpable por acoso sexual, y condenado a pagar una multa de 6.000 euros, y una indemnización a su víctima de 12.000 euros. Ya había dimitido previamente del cargo de alcalde, pero nunca ha reconocido su culpabilidad.

Hasta el día de hoy, ha negado que tal acoso se produjese. Álvarez encontró el respaldo de la ciudad y de su equipo de Gobierno. Veían al ya exalcalde inocente, incapaz de hacer algo así, e invalidaban los testimonios de Nevenka. Ante ese panorama desfavorable, Nevenka tomó la dura determinación de abandonar el país. Su felicidad ya no estaba en España. A día de hoy, reside en el extranjero con su familia, “aún aceptando que hay un antes y un después” de aquel infierno, como ella misma afirma en el documental.

Referente del movimiento “Me too

El ‘caso Nevenka’ acabaría con la primera condena de la historia de España a un político por un delito de acoso sexual. El coraje de esa mujer que, veinte años después, cuenta al mundo su historia, dio esperanza a muchas mujeres que sufren el machismo en sus carnes. En 2017, fue recordada por el movimiento Me too para denunciar la agresión y el acoso sexual. Su ciudad y sus propios compañeros de trabajo le dieron la espalda, pero a día de hoy, su nombre es una inspiración.

El documental, disponible en Netflix, es una pieza que todo el mundo debería ver para encontrarse con la peor cara de la sociedad y la enorme valentía de una mujer llamada Nevenka Fernández, que hizo frente al machismo y a un político todopoderoso para hacer triunfar a la justicia.

Trailer del documental Nevenka



Categorías:Política, Sociedad

Etiquetas:, , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: