The Boys in the Band: el inicio de una nueva etapa

Con Stonewall reciente, el estreno de una adaptación teatral al cine supuso un antes y un después en la representación del colectivo LGTB+ en la gran pantalla. El pasado año, se estrenó una nueva versión que puso, aún más de manifiesto, la importancia de esta obra.

La representación del colectivo LGTB+ en la gran pantalla es un importante objeto de estudio para valorar la historia del cine de la mano de los avances sociales y culturales. Tras una breve etapa al principio, donde los personajes homosexuales tenía una pequeña representación, la llegada del Código Hays en los años 30 prohibió explícitamente cualquier alusión positiva a la homosexualidad y transexualidad.

De esta forma, los personajes homosexuales pasaron a ser los malos de las películas (La soga) o personajes inestables que siempre tenían un final trágico, aunque mostraran una relación de forma más o menos abierta (La calumnia). Incluso en títulos donde la homosexualidad era claramente un elemento importante en la trama, se escondía de manera que pudiera pasar el control de la censura como en La gata sobre el tejado de zinc.

El Código Hays fue suprimido en 1967, permitiendo una mayor libertad a la hora de concebir las películas, aunque la presencia de los subtextos y los finales trágicos siguen estando presente en la actualidad. Dos años después, tras la revuelta de Stonewall, la comunidad LGBT+ aumentó su presencia en las calles reclamando sus derechos. El cine pronto se empezó a hacer eco de manera paulatina de estos cambios.

Apenas un año antes, 1968, el dramaturgo Mart Crowley, recientemente fallecido, estrenó en Broadway la obra de teatro The Boys in the Band, que se convirtió en un éxito de taquilla. En 1970, el director William Friedkin estrenaba la adaptación cinematográfica con el reparto original, convirtiéndose en la primera película que producía un estudio con personajes abiertamente homosexuales sin tener un final trágico, aunque su final no sea tampoco una comedia.

Fuente: IMDB.com

La película tuvo un éxito relativo y marcó un antes y un después en la representación del colectivo en el cine. Tras muchos años guardada en el cajón del olvido, Netflix estrenó el pasado año una nueva versión, con el reparto de la nueva adaptación de Broadway, ganadora del premio Tony.

Una noche de cumpleaños peculiar

Hemos avanzado en el artículo sin contar la historia detrás de todo. En The Boys in the Band nos acercamos a un grupo de siete amigos abiertamente homosexuales que se reúnen para celebrar el cumpleaños de uno de ellos.

Michael es el protagonista, interpretado por Jim Parsons (The big bang theory) en 2020 y por Kenneth Nelson en 1970. Él es el dueño del apartamento donde se celebra el cumpleaños, un católico que está en proceso de dejar la bebida, con un trabajo inestable, y que lucha consigo mismo por sobrevivir.

Fuente: koimoi.com

Harold, el cumpleañero, interpretado por Zachary Quinto (Star Trek) en 2020 y Leonard Frey anteriormente. Donald, el amante de Michael, que está de visita en la ciudad, al que da vida Matt Bommer (Ladrón de guante blanco) en la versión de Netflix y Frederick Combs en 1970.

Larry (Andrew Rannells/Keith Prentice) y Hank (Tuc Watkins/Laurence Luckinbill) una pareja que no está pasando por su mejor momento. Emory, un joven interiorista que a veces tiene que sufrir comentarios por su extravagancia (Robin de Jesús/Cliff Gorman). Y Bernard, un bibliotecario de raza negra (Michael Benjamin Washington/Reuben Greene).

A la fiesta se une un joven chapero, contratado como “regalo” para Harold, interpretado por Charlie Carver en 2020 y Robert La Tourneaux en 1970. Y Alan (Brian Hutchison/Peter White), un antiguo amigo de Michael de la universidad, que es heterosexual y enturbiará la convivencia en el piso.

Fuente: digitalspy.com

Durante la celebración del cumpleaños, los distintos dramas personales de los personajes irán aflorando desde antiguos amores del pasado hasta una crisis por mantener una relación; en un clima donde la discriminación y la culpa por su identidad sexual atormenta a los protagonistas, en especial a Michael. Todo ello con un ritmo muy marcado, hasta un tercer acto donde a través de un juego (algo peligroso de copiar para reuniones de amigos) conocemos a fondo a cada uno de los personajes y todo se desata hasta su catártico final.

Una interesante radiografía

A primera vista, los personajes de la película pueden remitir a estereotipos algo anticuados, pero consigue superarlos gracias a su desarrollo en el guion y a la humanidad de los actores, creando cada uno de los ellos un momento especial dentro del ritmo de la cinta.

En la película se aborda el autosabotaje y la vergüenza de los personajes antes una sociedad homófoba que no otorga las mismas oportunidades. Pero no acaba siendo una epopeya contra el sistema, sino un relato personal lleno de grises, donde los personajes sacan sus miedos a la luz e intenta de una forma y otra sobreponerse a ellos.

La comedia también está presente, aunque el pozo dramático de la película que se concentra en su tramo final, que puede crear pesadumbre dejando un final abierto, cuestionando al espectador sobre sus propios sentimiento. En The Boys in the Band la humanidad que rebosan sus personajes hacen que estemos ante un relato cercano y que toca algunos puntos, que aunque parezcan desactualizados, siguen teniendo vigencia.

Fuente: youtube.com

No solo el relato es su punto fuerte, el reparto es fantástico en ambas versiones. En 1970 destaca la presencia de Leonard Frey (Harold) y la firmeza de Nelson como protagonista. Mientras que en la versión de Netflix, Jim Parsons consigue transmitir la ansiedad y el conflicto interno de su personaje, junto con un fantástico Robin de Jesús que roba todas las escenas, dando profundidad a un personaje fácilmente caricaturesco.

En resumen

Ver The Boys in the Band en una de sus dos versiones, aunque servidor prefiera la más actual por su mayor cercanía a los personajes, es adentrarse en un drama lleno de matices que pone ante el espejo los miedos e inseguridades de nosotros mismos, dejando las preguntas abiertas a la libre interpretación.

Valoración de la película

Puntuación: 4 de 5.

Un drama que irá enganchando progresivamente al espectador para ir conociendo a unos cuidados personajes, a los que un gran reparto dota de humanidad.



Categorías:Cine

Etiquetas:, , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: